Creo que ha quedado bastante claro en este blog que soy una persona muy reservada y poco sociable. Y eso tiene una única causa: mi Ansiedad Social.

No estoy muy segura de si lo he dicho ante, pero yo de pequeña no tenía muchos amigos, de hecho evitaba a los grandes grupos y acababa jugando con dos o tres personas.  La gente lo atribuía a que era una persona tímida , pero yo nunca llegué a sentir ninguna timidez ante los demás. Simplemente cuando quería jugar con ellos lo hacía y cuando no me iba a la biblioteca a leer, pintar,.. etc .   Dicho así puede resultar muy frío o que incluso lo pasaba mal, pero realmente yo tuve una infancia muy feliz a mi manera.

 

Todo empeoró cuando pasé al instituto. Si ya resulta duro a personas que entran dentro de la categoría de “normales”, pues imaginaos como fue para mí ; la rarita que no hablaba con nadie. El primer año lo pasé muy mal, tuve tanto estrés que desarrollé una ulcera en el estómago, lo que me hizo faltar casi un trimestre y tuve que repetir curso. Fue al siguiente año cuando comencé a encontrarme un poco a mi misma, tuve amigas por primera vez en mi vida (de las cuales aún conservo un par) y parecía que mi apatía hacia las personas se vió reducida. Pero por desgracia al año siguiente tuve que mudarme. Y sorprendente mente no me costó nada adaptarme. Tal vez tenga que ver el hecho de que las personas de la ciudad en la que vivo desde entonces san más abiertos a acoger a gente que los de la Capital.

Todo me fue relativamente bien hasta hace aproximadamente dos años. Ante de nada he de decir que los ataques de ansiedad  no eran algo desconocido para mí, ya que cuando tenía que afrontar ciertas situaciones los tenía, pero nunca había tenido uno como aquel día. Recuerdo estar más de una hora hiperventilando y llorando frente a mi médico.

A partir de aquí desarrollé una agorafobia que a lo largo del año fui capaz de mjorar poco a poco y al fin creí haber superado todos mis problemas con la ansiedad social, pero estos últimos meses me he dado cuenta de que es todo una farsa.

Por ejemplo hace poco me fuí de escapada con mis amigas al pueblo de una de ellas porque eran fiestas. Pasamos 24 horas juntas durante tres días y yo al tercero tenía unas ganas de quedarme sola terribles. Sé que esto suena fatal y no significa que no las quiera o aprecie lo que hacen por mí , sino que mi ansiedad social afecta a todos por igual y que permanecer mucho tiempo con personas, por mucho que las aprecie me sigue agobiando. Lo mismo me pasa en la reuniones familiares, siempre acabo buscando algún escondite para estar sola.

Bueno, de momento esto es todo.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s